miércoles, 5 de enero de 2011

Fumemos en la casa como carreteros!

Supongo que lo primero que tendría que decir ahora es que soy fumador. Puede que incluso fume más de lo que debo, y mi triste defensa es que fumo tabaco de liar. Pero señores, permítanme decirles que ya sea después de comer, o con un cafelito, o con una copa, o incluso cagando, pero me encanta un cigarro.

El 2/1/2011 entró en Vigor la modificación de la ley antitabaco de 2004. Con esto intentan proteger a los niños y a los trabajadores del sector de la hostelería.

Esta modificación acota aún más los emplazamientos disponibles para los fumadores. Ya no podremos “disfrutar” de un cigarrito en cualquier establecimiento de uso colectivo. Sea propiedad privada o pública, o en los alrededores de un centro sanitario o escolar, así que tendremos que olvidar eso de fumarnos un cigarro mientras vemos como el niño juega en el parque, o mientras esperas al médico en la puerta del hospital.

Y ahora déjenme divagar sobre aspectos económicos. Al Gobierno no le puede interesar que dejemos de fumar. Cuando estamos en época de evitar el despilfarro, no querrán cerrar ese grifo de billetes que es el tabaco. ¿Saben que más del 70% del precio de cada cajetilla son impuestos?. Además todas las reformas que hicieron en su momento, los pequeños empresarios hosteleros  para adaptarse a la legislatura de 2004 han caído en saco roto, aunque la sra. Ministra de Sanidad asegura que esos gastos ya han sido cubiertos.Por otro lado, estos hosteleros aseguran que con esta medida, que llega en el peor momento económico, perderán hasta un 10 % de las ventas. Además, y esto sí me ha molestado enormemente, la Ministra aconseja a los ciudadanos que nos “chivemos”.

Miren señores para resumir, estoy seguro que es mucho más perjudicial todas las emisiones que se echan a la atmósfera sin control alguno, que el que yo me fume un cigarro mientras espero en la larga cola del médico. Tampoco sé muy bien por qué por un lado me dicen que no puedo beber en la calle por no hacer botellón, y tampoco puedo fumar en el Bar. No bebas fuera, no fumes dentro.

Hago un llamamiento a todos los fumadores, para hacer un sabotaje encubierto. No vayamos a bares, restaurantes o locales donde no nos deje fumarnos el cigarrito de después de comer.

Una última cosa. Si creo que la ley no se debiera meter en tradiciones abominables de la espectacularización de la tortura y muerte de un animal orgulloso como es el Toro, tampoco creo que se debiera meter en donde me fumo o me dejo de fumar un cigarro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario